miércoles, 28 de enero de 2009

Sociedad libre, tolerante y justa (II)

Casi tres días ha tardado, al final se ha pronunciado. El Tribunal Supremo decide lo que era de Ley, no se puede objetar a Ciudadanía. Pero, más allá del cuestionamiento mismo que llevó a estos treinta jueces a encerrarse para, finalmente, decidir lo que a todas luces era incuestionable, uno se pregunta, ¿quién dijo que lo peor de la derecha española eran sus representantes políticos?, en mi opinión, camaleónicos personajes, lo peor de la derecha española, conviven muy cerca de nosotros..., manifiesto mi consternación por el tufo de intolerancia pestilente que irradia la derecha social y religiosa en nuestro país. Qué pena. Pero, consternaciones y penas a un lado, hoy es un día para congratularse con la Justicia.

Santos López Giménez

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Tribunal/Supremo/decide/puede/objetar/Ciudadania/elpepusoc/20090128elpepusoc_3/Tes

Contenidos de la asignatura: http://www.elpais.com/elpaismedia/ultimahora/media/200706/21/sociedad/20070621elpepusoc_2.Pes.PDF.pdf

martes, 27 de enero de 2009

Sociedad libre, tolerante y justa

Así como reza el título, desde el Consejo de Europa, se sugería, en 2002, a los Estados miembros, fuese promovida esa aspiración, haciendo de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos un objetivo prioritario de las políticas y reformas educativas.
Nuestro país, nuestro Gobierno, en sintonía con esa aspiración, tomó el testigo y a través de una Ley Orgánica le dio forma. Su desarrollo, desde el pasado curso escolar, no ha hecho sino comenzar a andar. Que los jóvenes entiendan que la suya, su religión, es una más de las posibles en nuestra sociedad; que su participación, en cuantos eventos sociales y/o solidarios consideren oportuno estar, es su mejor arma de participación ciudadana, desde la cual aportar todo su potencial humano; que el respeto hacia sus conciudadanos, más allá de razas, sexo, creencias, ideologías, o cualesquiera otras particularidades, es algo natural, cargado de una enorme riqueza, que retroalimenta la interculturalidad; son algunas de las salvajadas con las que se pretende adoctrinar a nuestros hijos. Por ello, porque nuestro país siempre fue vigía de occidente, porque nuestra derecha social y política no sólo atesora privilegios materiales, sino que pretende no dar márgenes a la posibilidad de que una sociedad libre, de ciudadanos libres, capaces de pensar por sí solos, pueda algún día caracterizar a nuestra ciudadanía; porque para ella, para la derecha, que los jóvenes desprecien la política constituye su mejor granero de votos de futuro; porque no les parece suficiente el grado de violencia física y verbal que caracteriza a buena parte de nuestros jóvenes, inspirado en sus mayores, mayores que solemos presumir de demócratas, cívicos, tolerantes..., conceptos vacíos, carentes de significado, cuando osamos pronunciarlos al tiempo que desconfiamos del inmigrante, que dañamos al compañero de trabajo, que incitamos a nuestros hijos a responder con violencia. Por ello, por todo ello, porque no soporta el progreso en ninguna de sus facetas, intenta dinamitar la mencionada asignatura y a través de sus presiones, con el incondicional apoyo de la Jerarquía Eclesiástica, máximo estilete de sus andanadas contra la sociedad, ha conseguido que treinta jueces permanezcan encerrados tratando de dilucidar la constitucionalidad de esta asignatura. A partir de las 10 de la mañana, de hoy, 27 de enero, dichos jueces, retomarán el asunto...



Santos López Giménez


http://www.elmundo.es/elmundo/2009/01/26/espana/1232991414.html

http://www.es.amnesty.org/uploads/tx_useraitypdb/manifiesto_educacion_para_ciudadania.pdf






domingo, 18 de enero de 2009

Para ti, Quijota

Tal día como hoy, de 1992, volvíamos a casa después de varias jornadas recorriendo tierras de Castilla-La Mancha: Albacete, Tomelloso, Lagunas de Ruidera, Daimiel, Las Tablas, Ciudad Real, Almagro, Toledo y Consuegra, constituyeron los enclaves que dieron forma a nuestro recorrido. Cinco días antes, el 13 de enero, lunes, nos acercábamos a un Juzgado de Almería para firmar un contrato en presencia de una jueza, según el cual, tú y yo, nos convertíamos en matrimonio ante la sociedad. De ahí que, el mencionado recorrido, no era sino nuestro particular "viaje de novios". La elección del mismo, en principio, obedecía a una cuestión de proximidad operativa ante la posibilidad de que nos llamasen para hacer alguna sustitución, cosa que ocurrió pocos días después de nuestro regreso. Sin embargo, su desarrollo estuvo cargado de belleza y vivencias inolvidables.
Es uno de esos recuerdos que te acompañan de por vida. En determinados momentos claves, de nuestro devenir posterior, por unos instantes, se instaló en mi mente como una ensoñación que me trasladaba allí donde los días transcurrieron con levedad y armonía. Siempre que esa sensación me ha asaltado, te la he transmitido, convirtiéndose en refugio de nuestro corazón.
El día en que fuisteis presentados, tus compañeros y tú, por Teresa Salinas, como componentes de la lista del PSOE, para las últimas elecciones municipales, lista, en la cual, se te invitó a participar como independiente, cuando llegó tu turno, Teresa, que te conocía bien, te presentó como una Quijota de nuestros días. Obviamente, en ese importante momento, se me disparó nuestro cómplice recuerdo.
Algunas de esas infames personas que merodean nuestra existencia, tratando de hacerte daño, te lo han recordado, en determinadas ocasiones, con un envenenado punto en sus palabras, sin ser conscientes de que ese apelativo y el recuerdo que lleva asociado está tan por encima de su necedad que, esas palabras, no hacían sino fortalecer tu condición de luchadora, y, de paso, incrementar nuestra complicidad frente a las adversidades.

Por todo ello, porque, a tu lado, no quiero dejar de soñar, te dejo esta bonita canción de nuestro admirado Fito, que tanto nos gusta.



miércoles, 14 de enero de 2009

Poner fin a la agresión militar de Israel contra Gaza

Como suele ocurrir, se está convirtiendo en una rutinaria noticia que, a diario, nos llega sin provocar más alteración que la que acumulamos los primeros días de la masacre. La cotidianidad rutinaria es aliada de los asesinos y sume en el olvido a todo un pueblo que derrama su sangre y llora a sus muchos muertos, en tanto que el resto del planeta hacemos cábalas sobre el reparto de culpas en esa trágica historia. El gobierno de Israel, vuelvo sobre mis palabras, es un gobierno de asesinos. Pero, lo más triste, según las encuestas a pie de calle en Israel, el 80 % de la población participa moralmente de este horrible genocidio, eso sí que es desolador.
La impotencia es lo único que uno puede manifestar después de tantos días de infierno. Como decía el pasado día 6, en la Plaza de Santo Domingo de Murcia, uno de los oradores que participó en la concentración de protesta: hagamos uso de este medio, propaguemos nuestra indignación a los cuatro vientos, que los correos no dejen de fluir para denunciar, ante la Humanidad en pleno, este genocidio.
Paso a transcribir el documento que varias organizaciones han suscrito en Madrid para alentar las movilizaciones en todo el Estado.

Santos López

Declaración de las organizaciones políticas y sociales
Ante la continuidad de la ofensiva militar de Israel, por tierra, mar y aire, contra Gaza –en el contexto de la ocupación que dura décadas y el bloqueo que sufre Palestina- que está causando miles de muertos y heridos entre su población, muchos de ellos niños; ante el hecho de que se realiza vulnerando el Derecho internacional y olvidando, por completo, la situación de emergencia humanitaria que vive su población; las organizaciones sociales y políticas firmantes [1] hacen la siguiente declaración:
Condenamos la injustificable e inhumana acción militar de Israel y exigimos su fin inmediato. El pretexto aducido por su Gobierno –los ataques con cohetes llevados a cabo por grupos palestinos contra la población israelí- es inaceptable en relación con unas acciones de destrucción criminal, como castigo colectivo, que están causando miles de víctimas civiles.
Exigimos al Gobierno de España, a las instituciones políticas de la Unión Europea y a la ONU, su intervención decidida y urgente para imponer un alto el fuego permanente, organizar un plan de ayuda humanitaria que ponga fin a la situación de emergencia que vive la población de Gaza, y terminar con el bloqueo fronterizo. Criticamos profundamente la pasividad de la que han hecho gala, hasta el momento, las instituciones políticas internacionales, que está permitiendo la continuidad de la ocupación y la matanza de la población Palestina. Todos los Estados miembros de la ONU tienen la obligación de proteger a la población civil contra las múltiples violaciones del Derecho Internacional Humanitario que se están produciendo.
Este nuevo y especialmente mortífero episodio del conflicto de la ocupación de Palestina por Israel pone de manifiesto, una vez más, la necesidad de resolver definitivamente el mismo con el cumplimiento de todas las resoluciones de las NN UU. A esta tarea tendrían que dedicarse sin demora, y en el marco de la ONU, sus principales actores, con la colaboración de los países de la Región y de las principales potencias mundiales. El derecho del pueblo palestino a crear un Estado soberano es la base necesaria de cualquier solución duradera que posibilite la convivencia pacífica de los pueblos palestino e israelí. Reclamamos a los gobiernos, incluyendo al español, y las instituciones internacionales la adopción de las medidas de presión necesarias, condicionales al respeto de los derechos humanos en las relaciones con Israel, para que se alcancen estos objetivos y para que se resuelvan las causas del conflicto, que no es otro que la ocupación.
Por todo ello, llamamos a la ciudadanía a participar en todas las manifestaciones y actos públicos que se han convocado en numerosas ciudades de España, expresando su solidaridad con el pueblo palestino.
¡POR EL FIN DE LA AGRESIÓN MILITAR DE ISRAEL A GAZA!¡PAREMOS LA MASACRE DEL PUEBLO PALESTINO!¡ALTO EL FUEGO, AYUDA HUMANITARIA Y FIN DEL BLOQUEO, YA!¡NO A LA PASIVIDAD DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL!¡CONTRA LA VIOLENCIA, POR LA PAZ JUSTA EN PALESTINA!¡POR EL FIN DE LA OCUPACIÓN!¡SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO PALESTINO!

[1] Acción en Red Madrid ACSUR LAS SEGOVIAS ASAMBLEA DE COOPERACIÓN POR LA PAZ (ACPP) CCOO CEAR Comité de Solidaridad con la Causa Árabe (CSCA) Ecologistas en Acción Federacion de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Publica, FADSP Federación Española en Defensa y Promoción de los Derechos Humanos Trasversales Grupo de Ong por Palestina IEPALIA Izquierda Unida Médicos del Mundo Movimiento de Izquierda Alternativa de Pinto Movimiento por la Paz –MPDL- No Nos Resignaremos Partido comunista de España (PCE) Paz Ahora PAZ CON DIGNIDAD, Plataforma 2015 y más PSOE Solidaridad Internacional STES UGT Unión de Juventudes comunistas de España USO - SOTERMUN

domingo, 11 de enero de 2009

Elogio de la amabilidad

En demasiadas ocasiones a uno le gustaría encontrar las palabras adecuadas, y los giros y frases pertinentes, para hablar de algo tan sencillo y humano como lo es el asunto del que habla hoy Esther Tusquets en El País. La amabilidad, ese concepto que tantas veces se confunde, distorsionándose su verdadera significación, cuya puesta en práctica, por aquellas personas que tiene el don de la naturalidad y lo llevan impreso en el alma, es un bálsamo de la vida cotidiana que obra el milagro diario de hacernos ésta, la cotidianidad, mucho más liviana, mucho más humana.
Tengo la tentación de dejar una serie de nombres de personas a las que dedicaría esta entrada, personas que, sin tomar conciencia de ello, convierten nuestras vidas en motivos permanentes para la alegría. Tal vez me dejaría a alguien en el tintero, por ello, porque no deseo dejarte fuera de esa relación por simple descuido, gracias a todas las personas que Esther nombra, sin citar, en su artículo, porque eleváis la dignidad a la categoría que merece. Feliz semana.
Santos López Giménez
------------------------------------------------------------------------------------
Elogio de la amabilidad · ELPAÍS.com
Cada vez estoy más convencida de que los humanos cambiamos poco con la edad. Me parece por una vez cierto un dicho popular: "Genio y figura hasta la sepultura". Sufrimos casi siempre un deterioro ("no maduramos, nos pudrimos", postulaba hace años, muchos, antes de convertirse en uno de los mejores editores del mundo hispano, Jorge Herralde), pero poco cambiará nuestro modo de ser, nuestro carácter. Sí, en cambio, suelen variar nuestra ideología, nuestras costumbres, nuestros gustos, y en consecuencia eso que llamamos un poco pomposamente "nuestra escala de valores".
De joven -a mis 20, a mis 30, incluso a mis 40 años-, no se me hubiera ocurrido hacer un elogio de la amabilidad. Ni a mí, ni a los jóvenes de entonces, ni a los jóvenes de hoy.
En la primera etapa de la vida se aprecia el atractivo externo (¿con cuánta frecuencia, al hablar de alguien, es esta cualidad la primera que mencionamos?, ¿cuántas veces se añade entre las razones que hacen dolorosa una muerte, sobre todo si se trata de una muchacha o de un niño, lo guapo que era?), la habilidad en el deporte, en el baile, en hacer que las actividades sean divertidas, el valor físico, la simpatía, y también, es cierto, la inteligencia, un talento determinado para algo, la originalidad.
Para que valoremos la bondad (la bondad real, la única válida, que, al igual que el auténtico amor, no cabe confundir con la tontería, sino que requiere, al menos en los humanos -el amor de los animales, para mí y para otras personas tan importante, discurre por cauces distintos-, una dosis importante de inteligencia) deben transcurrir unos años, tenemos que haber llegado a comprender que, sin la presencia de algunos "hombres buenos", la vida, en este inhóspito planeta que nos ha caído en suerte, sería insufrible, pues sólo ellos mantienen la mínima dosis de comprensión, de interés por los demás y de generosidad (vergüenza me da añadir "de solidaridad", tan deteriorada ha quedado esta palabra por el abuso y el mal uso que se ha hecho de ella, pero no encuentro otra para sustituirla, ¡y era, es, de todos modos, tan hermosa!) que hace posible la convivencia humana y la supervivencia de los más débiles.
Y tienen que transcurrir unos años más, tal vez estar ya cerca de la vejez, saberse más frágil, más vulnerable, más necesitado de los otros, para apreciar de veras la amabilidad -pariente próxima muchas veces de la bondad-, más allá de formulismos ridículos y de los manuales de urbanidad de nuestros abuelos. Que, al salir de casa, el portero te dedique una sonrisa o un gruñido; que el taxista te salude amable y te permita elegir entre el silencio, una buena música, una conversación agradable, o te condene a escuchar a todo trapo la Cope, un partido de fútbol o su intercambio de insultos obscenos con los conductores que se cruzan en su camino; que otros pasajeros te cedan el asiento o te aparten a empujones de la puerta del metro o el autobús; que los camareros, los dependientes -y no digamos los fun-cionarios- te atiendan cordiales o te condenen a la invisibilidad, son pequeñas cosas que le cambian el color y la música al día, que modifican nuestro estado de ánimo, aumentan o disminuyen nuestra calidad de vida.
La amabilidad tiene mayor valor para los débiles, porque necesitan más de ella, al ser menos capaces de valerse por sí mismos.
Esto lo descubre una, con distintos grados de amargura -si se añaden unas gotas de buen humor es más sopor-table-, al ingresar en esa espantosa etapa de la vida que antes llamábamos vejez y ahora llamamos tercera edad. Los jóvenes no saben lo que significa envejecer, y el significado que adquiere la amabilidad, y cómo a veces la necesitamos y les necesitamos.
Pero tal vez el caso extremo de indefensión dentro de la vida que consideramos normal (o sea, dejando a un lado las cárceles, los manicomios, las guerras, las catástrofes) se dé en las consultas de los médicos y en los grandes centros hospitalarios, sean públicos o privados. Muy fuerte tiene uno que ser para, ante la enfermedad propia o la de un ser querido, no sentirse perdido e inerme en los pasillos y las salas de espera o de urgencias, donde con frecuencia nadie te dice nada, ni te explica nada, ni parece verte siquiera. En ese estado de indefensión total, una palabra alentadora, un gesto cariñoso, puede atenuar tu ansiedad y serte más útil que los conocimientos del más sabio de los doctores del centro.
Si algún día tengo que someterme a una operación de alto riesgo, lo tengo claro: no recurriré al mejor especialista mundial, me pondré en las manos de un médico que una, a la competencia en el oficio, una fuerte dosis de humanidad. Del más cariñoso, del más bondadoso, del más amable, en definitiva.
Esther Tusquets es escritora.

miércoles, 7 de enero de 2009

El mundo del revés

Mañana, 8 de enero, se sientan en el banquillo de los acusados, personas de la vida política vasca, entre otros, Patxi López e Ibarretxe. Se les acusa de haberse reunido con determinada fuerza política vasca, al parecer, según la ley de partidos, fuera de dicha ley. Lo paradójico del caso es que ambos, y sus respectivos grupos políticos, buscaban, y en ello están, el fin de la violencia terrorista que a todos nos tiene hartos. A su vez, lo curioso es que, quien propuso y sacó adelante dicha ley, no es otro que José María Aznar. Lo recuerdan, ¿verdad?. Claro, es difícil olvidar a alguien que con su condescendencia, abusando del poder que el pueblo español le otorgó, fue cómplice de uno de los mayores genocidios de la Historia del Planeta; genocidio, cuyas secuelas, a modo de centenares de muertes violentas trimestrales, siguen recordándonos la macabra decisión de tres indocumentados, en las Azores. Por supuesto, a él y a su partido, la ley de partidos les viene pequeña: jamás su destino, el de Aznar, habrá de ser la ilegalización de su partido (¿?), su destino, si hay justicia sobre este planeta, habrá de ser otro…, todo se andará.
Pero, volviendo al juicio que mañana se inicia, uno no da crédito al tipo de moralidad que mueve nuestra sociedad y nuestra vida política. Al final, todo acaba resumiéndose en las infames declaraciones que, estos días, ante la vergüenza planetaria de ver morir personas inocentes, bajo el argumento de que se buscan terroristas, vienen enunciando el Gobierno de Israel y sus secuaces del Gobierno de los EEUU, sin que la Comunidad Internacional sea capaz de hacer valer su determinación. Y no hace valer su determinación porque hace el juego, con templadas declaraciones, al discurso de ambos gobiernos genocidas. Todo ello, viene al caso, ya que va a resultar que, en éste, nuestro país, son llevados ante los tribunales aquellos que no usan arma alguna para matar, sino el arma más valiosa de la que dispone el ser humano, la palabra, con un único y humano fin: que, de una vez por todas, unos asesinos sin escrúpulos dejen de matar y sean capaces de reintegrarse en una sociedad, la cual, como asesinos, jamás precisó de ellos.

Santos López Giménez

viernes, 2 de enero de 2009

A Flor Máis Grande do Mundo

Con toda mi alma, os deseo salud y felicidad. El entendimiento y la razón me transmiten un muy moderado optimismo; en mi opinión, lo importante de éste, del optimismo, no es que se manifieste a raudales, lo importante es que se manifieste.
Santos López Giménez