jueves, 10 de diciembre de 2015

"Todo funcionaba correctamente"

                      Durante años, conscientes de que el bipartidismo les amparaba, de que el inmovilismo no era sino una seña de que "todo funcionaba correctamente", que se hablase de asuntos sociales, de temas que pudieran bordear los límites del partidismo político, sólo bordear, sin ni siquiera profundizar, era motivo para tildar al interlocutor de "hablar de política". Supongo que habrá de ser el infundado miedo a la pérdida de no sabe uno qué privilegios, o, dicho de otro modo, "la amenaza del cambio", la responsable de la muy favorable tendencia que han experimentado, ahora no sólo no se critica el hecho de verbalizar tus preocupaciones sociales, sino que unos y otros han agudizado el ingenio, han modelado su verbo, y se lanzan como nunca antes hubiese uno imaginado a formular hipótesis, teorías, a apostar por determinadas políticas, a analizar determinados comportamientos, a pronosticar el destino último de nuestra sociedad ante unas u otras opciones políticas. Bienvenidas sean las nuevas hornadas anímicas, bienvenidos seáis al lugar donde la palabra, el respeto, la ausencia de mofa, allí donde se mima al intelecto, donde se promueve el cariño, donde todo ello nos hace a todos un poco más humanos.

                   Así las cosas, proclaman su miedo, parecen rechazar lo que huela a cambio desde abajo: acostumbrados a cambios enchaquetados, encorbatados, parecieran aceptar la corrupción de guante blanco, al tiempo que rechazan los deslices, aunque sean corregidos, haciendo del rigor extremo una máxima de la que no precisan aquellos que institucionalizaron la corrupción, de aquellos que hicieron del robo su modus vivendi en política..., así son ellos, así te lo explican, así lo percibió uno. El caso es que son mis amigos, y estoy orgulloso de ello.

Santos López Giménez

lunes, 30 de noviembre de 2015

Noviembre 2015: se levanta el telón


                                    Hoy es el último día de un mes que mezclará dolor, cinismo, pesimismo y, porque doblegarse ante el futuro no es humano, pinceladas de optimismo poco o nada concretadas, pero optimismo al fin. Es bien conocida aquella máxima de que el pesimista es un optimista bien informado. No sabe uno en qué momento debimos dejarla en la cuneta y concluir que en sí misma arrastraba su condena: qué significa "bien informado", acaso existe una buena información, acaso los grandes asuntos que provocan nuestros desvelos ofrecen, paralelamente, fuentes de información que aminoren su intensa y dramática estela. Entonces, a qué ser optimista, qué nos ofrece el momento actual que nos haga considerar ese estado de ánimo. No parece preciso ensalzar este mes dejándonos arrastrar por aquellas consideraciones mediáticas que parecieran colocarlo en el umbral de los acontecimientos sublimes e históricos sin parangón, sólo así, estoy dispuesto a entregarme en brazos de ese desconcertante optimismo, sin base alguna que lo ampare, cuya única argumentación obedecería sólo y exclusivamente a las propias leyes naturales que, a buen seguro, nos echarán una mano para alivio de nuestros hijos y de las generaciones venideras. Los mimbres humanos con los que la humanidad actual ha de recomponer el desbarajuste dramático que nos contempla, no existen; la catadura moral de aquellos que, desde herméticas burbujas, han de afrontar el planeamiento de nuestro futuro es propia de seres alejados de cualquier concepto humanamente homologable por no decir directamente que son desgraciados seres vivos con apariencia humana, fiel reflejo de una Humanidad que perdió el norte de qué era aquello que buscaba para facilitar el bienestar de sus componentes, para dignificar las vidas de todos y cuantos la componemos.

Santos López Giménez

sábado, 31 de octubre de 2015

Sin margen para la divergencia

               El propio Pablo Iglesias reconoció, días pasados, haber votado a Zapatero en 2004. Momentos concretos, críticos, en los que era preciso cortar de cuajo las inercias perversas de la Derecha, los ha habido. Éste, el que ahora contempla nuestro presente, es uno de ellos. Muchos somos quienes estamos contrariados por el hecho de que la Izquierda no haya sido capaz de alcanzar un gran acuerdo que aglutine el más útil de todos los votos, aquel que nace del pueblo y elige al pueblo.

             Sin embargo, contra un cierto espíritu derrotista, que suele acompañar al votante y militante progresista, la última configuración electoral, que nos ha deparado, en bastantes Ayuntamientos y algunas Comunidades Autónomas, una rica mezcla de grupos políticos que están gobernando por y para las mayorías silenciosas, aquellas que ni votan pero que más precisan de la acción de la política en sus vidas, se mantiene una espita abierta a la que hemos de aferrarnos de cara al próximo 20 de diciembre.

            Los últimos 30 años, respecto de las diferentes configuraciones de parlamentos y Ayuntamientos, nos dejan panoramas genéricos en los que, frente al aparente, y crudo, bipartidismo, allí donde esa circunstancia no marcaba pautas, sino que un amplio elenco de grupos configuraban sus bancadas, todos los parámetros, que definen el buen camino de sus comunidades, siempre estuvieron muy por encima de la media del país. No hay mas que echar mano de los mejores resultados socieconómicos, en pueblos, ciudades y regiones, aquellos que inciden directamente sobre sus gentes, mejorando las condiciones de vida de éstas, y cotejar las composiciones en número de grupos representados en sus cámaras, para concluir que estamos ante una irrefutable certeza, a mayor pluralidad, incrementos notables en los parámetros que definen las condiciones de vida de sus habitantes.

          Por tanto, de cara a esa fecha anteriormente citada, que habrá de condicionar nuestro futuro inmediato, la del 20 de diciembre, considero que el voto más útil que cada cual pueda aportar en su condición de ciudadano libre, libre de ataduras, sólo atado al compromiso con su gente, en especial con los más necesitados, considerando la no confluencia previa que tantos deseábamos, será el voto en conciencia que, individualmente, cada elector deposite en su urna. Del mismo, cien días lo corroboran, habrá de salir un Gobierno en cuya composición no quedará margen para la divergencia.

        Por lo pronto, el mío lo tengo decidido, será para PODEMOS.

Santos López Giménez

            

sábado, 26 de septiembre de 2015

Cataluña: sobre engendros humanos

Mi buen amigo Txules sabrá perdonar esta licencia que me voy a permitir, copiando y pegando la conversación que mantuvimos en la madrugada del 15 al 16 de septiembre, a cuenta de esta noticia que uno compartiese en Facebook aquella misma noche. Buscaba un modo de expresar mi posición, como ciudadano español, ante las elecciones que mañana celebrará Cataluña, y me ha parecido útil hacer uso de la mencionada conversación.

 
Santos López
Que nadie se rasgue las vestiduras, ante el enunciado de este malnacido, puesto que es el sentir de una mayoría de engendros humanos de la troupe contraria a la autedeterminación de los pueblos.

El polémico articulista Hermann Tertsch sigue empeñado en caldear el ambiente de la campaña electoral catalana. Si ayer el contertulio advertía a Raül Romeva,...
ELPLURAL.COM


  • Hernandez Navarro Jesús Santos... conoces perfectamente la distancia que me separa con el Tertsch... pero eso no es óbice para sentirme dentro "de la troupe de engendros humanos contraria a la autodeterminación de los pueblos" dado que está claro que te refieres con ese término a todas las personas a las que no nos parece creible el juego de manos del "astuto" Mas para llevar a la ruina a dos pueblos intrínsecamente hermanos para tapar sus verguenzas y desverguenzas.... ya ves que a pesar de nuestra amistad no he podido reprimirme para contestar tus palabras... imagina que esto mismo está ocurriendo en Cataluña entre personas hasta anteayer amigos y que ahora gracias en gran parte a ese personajillo... están enfrentándose con un odio visceral cada vez mayor.
    • Santos López Txules, hablar de aquellas personas que, oponiéndose a la autodeterminación de los pueblos, y además contemplen la violencia como modo de resolución, en términos de engendros, no creo que sea exagerado ni injusto.
    • Hernandez Navarro Jesús Santos ¿qué entendemos por la autodeterminación de los pueblos?... para mi el derecho de autodeterminación de los pueblos es un derecho altamente respetable y ambos estaremos de acuerdo el ámbito al que se circunscribe dicho derecho (estamos hablando de colonialismo, pueblos oprimidos, invasiones de potencias extranjeras....etc, etc,..) y este no es el caso. Me parece una aberración llamar "al procés" con el citado y respetado término.
    • Santos López En todo caso, Txules, en estos momentos, llámale como quieras, hay abierta una situación cuyo primer desenlace será un resultado electoral; todo lo demás, habrá de verse sobre la marcha, y, en cualquier caso, está implícita en su definición, la de autodeterminación, el hecho de que uno no sea el más apropiado para dictaminar, opinar siempre, sobre la conveniencia o no de que un determinado pueblo tenga más o menos fuerza moral para decidir su futuro.
    • Hernandez Navarro Jesús Vale.... Pero no obstante y volviendo a tus palabras del principio y dado que estoy totalmente en contra de cualquier medida "con sangre"... ¿debo de considerarme entonces como parte de la "minoría" de la troupe de engendros humanos contraria a esa autodeterminación?
    • Santos López Joder, Txules, no me hagas rebajar mi admiración por tu alto nivel de inteligencia, del que, puedo asegurarte, y lo sabes, jamás tuve duda alguna, desde mi primera respuesta esa posibilidad estaba fuera de lugar, absolutamente.
    • Santos López Jajajaja, creo haberte dado la respuesta al revés, debe ser la hora...., vamos, en otras palabras, que es obvio que jamás te incluiría en el grupo de engendros.
    • Hernandez Navarro Jesús Santos.. perdona que haya "embestido" tan impulsivamente a tus palabras del principio (tu sabes que normalmente si hago algún comentario en facebook es del tipo chiste o ironía... raramente escribo "en serio")... pero este tema me preocupa y bastante.. no hay que estar de acuerdo con el tipejo ese del Tertsch.. para pensar que esto pueda derivar en algo de consecuencias imprevisibles.... No creo que ningún pais "ceda" gratis parte de su territorio (ni con mayoría absoluta a favor de la independencia..... )... El caso de Checoslovaquia es un caso único...
    • Santos López Hace unos días, también en facebook, comentaba con un amigo lo que mi hija me preguntaba, cuando salíamos de ver "Un día perfecto", estrenada recientemente, que se desarrolla en el contexto de la guerra en Bosnia, sobre la posibilidad de que en España pudiera haber una guerra similar..., dudé, dudé mucho para responder, y, por quitarle el posible miedo que esa circunstancia le pudiese generar, sólo le dije que, guerra al uso no, pero que conflictos callejeros podrían haber. Esta retahíla para decirte que uno si tiene el miedo en el cuerpo, por cafres que algunos lo estén siendo desde Cataluña, lo del gobierno de España y sus adlateres da pánico.
    • Santos López Buenas noches, Txules, y un abrazo grande.
    • Hernandez Navarro Jesús Tal y como yo veo la cosa... Desde el gobierno de Madrid se está haciendo la carretera y desde el gobierno de Barcelona se está conduciendo el coche.... pero al final está el barranco....